Article

Chito Vera y la polémica de Song Yadong

Marlon ‘Chito’ Vera, el único representante de Ecuador en la UFC, cayó ante el chino Song Yadong en un polémico combate. El primero desde la pandemia. 


En Chone, Manabí, un 2 de diciembre de 1992 nació Marlon Andrés Vera Delgado. De una familia de luchadores, Aprendió de su padre y su abuelo. A los 16 años empezó su entrenamiento de artes marciales mixtas con Frank Vidal en la ciudad de Guayaquil. Desde allí comenzó una travesía de ascenso hasta llegar a la vida del presente.

Pasó de pelear en Quito a ganar torneos internacionales y finalmente tuvo su oportunidad en la UFC. De allí su aparición en esta franquicia le llevó a pelear con el experimentado mexicano Henry «Bure» Briones. Ganó por nocaut y pasó a las semifinales. No pudo participar más debido a un problema de piel. Un tropiezo.

El 15 de noviembre de 2014 hizo su debut en la UFC. Perdió la pelea por decisión unánime, pero jamás bajó los brazos. Ganó su siguiente pelea por sumisión, y con ella el premio a la actuación de la noche. Fue un largo camino de migración. Adaptación a un nuevo gimnasio. Una nueva vida con su familia.

Junto a su esposa María Paulina Escobar, vive en Estados Unidos desde 2013 y gracias a su gran potencial, Dana White le prometió un espacio en el UFC 180.

Desde allí, se ganó su puesto a pulso. Hoy, sábado 16 de mayo de 2020, regresó al octágono con toda la disposición de hacer lo que ama y representar al país y a la región con el estandarte en lo más alto, siempre humilde, siempre recordando de dónde viene, siempre Marlon ‘Chito’ Vera.

En el ‘VyStar Veterans Memorial Arena’ de Jacksonville Florida, sin público más que los equipos de los peleadores. Todo el personal usaba mascarillas y tienen desinfectante en spray. Las modelos que anuncian los rounds, los árbitros y los peleadores eran los únicos que no usaban mascarillas. Un UFC Fight Night muy singular, donde el ecuatoriano buscó su sexta victoria consecutiva a base de experiencia, disciplina, técnica, constancia y pujanza.

Con una bandera ecuatoriana, salió al son de la música saltando. Siempre positivo. Se quitó su camiseta de entrenamiento, bebió agua y se abrazó con su equipo de trabajo. Su cara denotaba concentración, mientras le colocaban la vaselina en su rostro y lo registran como es de rutina.

Hizo su usual entrada al octágono, con la caminata de lo que pareciera ser un mono y se paró en el centro, concentrado, sabiendo que Song Yadong no era un rival fácil, pero él tampoco lo sería.

Ambos, diferentes, dentro del ‘Top 15’ de la competición en peso gallo. Concentración en el octágono. Nueve centímetros de alcance más que su rival. Marlon el «chito» Vera, se preparó para 3 asaltos de adrenalina, entrenamiento y disciplina a prueba. Dan Miggliota indicó el comienzo.

Un primer round donde ‘Chito’ mantuvo la distancia y atacó la pierna delantera del asiático. Logró conectar patadas bajas y atacar constantemente el punto de apoyo de su oponente. Recibió golpes y propició en igual e incluso mayor proporción.

Segundo asalto. Varios intercambios de golpes interesantes donde el Kung Fu Monkey empezó fuerte y el ‘Chito’ mantuvo las esperanzas y el trabajo arriba. Recuperó su ritmo y armó el contragolpe sin miedo apenas la oportunidad se abrió.

Un takedown inesperado después de una excelente rodilla. Todo del ‘Chito’, empezaba el tercer y último round. Mientras Yadong se liberaba, el ‘Chito’ reacondicionar su estrategia e iba hacia adelante. Sin desesperación y con cabeza fría, ‘Chito’ controló el asalto y su experiencia pesó más ante el cansancio de su rival. Lo llevó por segunda vez al clinch, atacó la pierna que ha mortificado toda la pelea e impuso su ritmo con un takedown. El Kung Fu Monkey regaló la espalda y ‘Chito’ trató la sumisión, pero un control oportuno hizo que el asalto acabe con una patada acrobática del ecuatoriano y la desesperación del chino lanzándose sobre él.

Llegaron los puntajes oficiales. Tanto comentaristas como el mismo ‘Chito’ y la afición latinoamericana miró con decepción cómo el puntaje reflejó algo que no se vio a lo largo de esta pelea.

Marlon no le dio la mano al asiático e hizo notar que la decisión no es algo que sea justo, correcto ni acertado. ‘Chito’ dominó casi toda la pelea, mantuvo su distancia y controló los movimientos y arremetidas de Yadong. Lo derribó en múltiples ocasiones y fue, de principio a fin, el controlador de los asaltos con su experiencia y distancia. La decisión unánime fue totalmente desacertada y dejó una duda en el aire. ¿Qué pelea vieron los jueces?

Incluso el mismo Kung Fu Monkey admitió en la entrevista post pelea que no fue su mejor noche: «Hice lo mejor que pude» dijo Song Yadong, pero los jueces lo vieron distinto.

El comentarista de ESPN esta velada y peleador uruguayo Gastón «Tonga» Reyno retrata el sentimiento latinoamericano y ecuatoriano al ver los puntajes con su frase: «… No puedo creer que se lo hayan robado así, era una victoria importantísima para el peleador, para Ecuador y para latinoamérica, es increíble…»

Es así como terminó una velada para el Chito. Frustrante, decepcionante, pero gloriosa por volver al octágono. Marlon Andrés Vera Delgado representó al Ecuador y a los latinoamericanos con el más grande orgullo y demostró que latinoamérica está hecha para las adversidades, aún cuando las injusticias se lleven el aliento y pongan un pie en el progreso, ‘Chito’ demostró el corazón y alma que caracteriza a latinoamérica, una lucha humilde, poderosa, y vencedora a pesar de lo que los puntajes puedan decir.

¿Te gustó el contenido? Recuerda compartirlo con tus amigos, familiares y conocidos. 

106 views

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *